Irem III

Irem III es un planeta de tipo terrestre con muchas similitudes con la original [[“Holy Terra”]] tanto en tamaño como en gravedad. Estas similitudes fueron tomadas por sus descubridores como un presagio y se invirtieron grandes recursos en terraformar un planeta con una atmósfera completamente hostil a nuestras fisiología.
Con el tiempo y al no poder mantener debidamente las maquinas terraformadoras, las condiciones han ido empeorando. La atmósfera sigue siendo respirable, pero produce varias complicaciones a largo plazo. El sol Irem tiene frecuentes tormentas de radiación que producen muchos problemas en las pieles expuestas.
Los siervos viven en unas condiciones de vida muy difíciles, con muchos problemas respiratorios y de piel que llevan a una esperanza de vida muy reducida.
Los hombres libres pasan la mayor parte del tiempo en interior de edificios que les protegen de la radiación del sol y filtran la agresiva atmósfera. Cuando tienen que salir al exterior suelen hacerlo cuando no hay tormentas solares y con sistemas de ayuda a la respiración.
Lo que fué un gobierno unido en la época de la colonización se colapsó una vez inutilizada la Puerta de Salto. Al no tener un enemigo común las diferentes facciones se volvieron unas contra las otras. En la actualidad la población esta dividida en clanes en constante lucha entre sí. La unica epoca de paz son dos meses en verano, en los que hay una tregua tradicional y se dedican al comercio, acuerdos e intercambios de prisioneros.
La casta sacerdotal, aunque es escasa es muy respetada y temida, y sirven como consejeros espirituales de los Thanes.
El tercer grupo de hombres libres lo forman los conocidos como los stewarts, quienes desarrollan el resto de actividades que no corresponden a los siervos, especialmente el acceso a la tecnología.
Los psíquicos son temidos y destruidos cuando se les encuentra.
h2. Tecnologia
Los siervos, en todo el mundo apenas tienen acceso a tecnología. Carros tirados por grandes lagartos, cuchillos y garrotes como armas y fuego como iluminación y fuente de calor.
Hay grandes diferencias entre el acceso a la tecnología de los diferentes clanes. Los mas poderosos tienen acceso a estaciones de carga, lo que les permite recargar las celulas de energia tanto de armas como de vehículos. La mayoría de los clanes no disponen de estos lujos y se tienen que conformar con armas de polvora y vehiculos de combustion para desplazarse. Los clanes menores tienen que vérselas con transporte animal, espadas y arcos y fuego.
La capital del mundo en época de colonización, Irenia, fue abandonada cuando las facciones se escindieron y se formaron los clanes. No hay fuentes de agua o comida que puedan sustentar una población residente pero es un campo de batalla habitual para las diferentes partidas de los clanes que buscan recuperar tecnología olvidada.
En la actualidad ningún clan dispone de los recursos para recargar o mantener ningún tipo de máquina voladora, aunque varios conservan algunas de tiempo de la colonización en aparente buen estado.
h2. Recursos importantes
Irenia, la antigua capital es la principal fuente de reliquias tecnológicas, armas avanzadas y celulas de energia. Es una vasta colección de avenidas vacías y edificios semiderruidos, escenario perfecto para una emboscada de cualquier otro grupo de saqueadores.
Sólo un 37% de la superficie del planeta esta cubierto de agua y sólo un 27% se encuentra en estado líquido, formando un gran océano central. Alrededor de este se han formado varias comunidades que pugnan por el control del mismo y de las estaciones de tratamiento de aguas que todavia continuan.
En las zonas tropicales se encuentran ricos yacimientos de combustibles fósiles que sirven para impulsar los vehículos de los clanes que dependen de estas tecnologías.
Repartidos por el mundo hay varios restos de naves y restos espaciales, que al no ser mantenidos fueron atraídos por la gravedad del planeta y terminaron colisionando con el mismo.
El mundo es rico en hierro, de hecho un 24.9% del planeta es hierro, y es fácil extraerlo en minas a cielo abierto.

Irem III

Pequeños Comienzos DiegoCarballeira DiegoCarballeira